Saludos de Constancio Navarro, nuevo presidente de la asociación

Saludos de Constancio Navarro, nuevo presidente de la asociación 150 150 Unión Vecinal Cesaraugusta

Como nuevo presidente de la Unión Vecinal Cesaraugusta, quiero agradecer a los representantes de las asociaciones vecinales integradas en la Unión vuestros votos, con los que habéis decidido mi nombramiento. Muchas gracias y espero no defraudaros.
Vosotros y las asociaciones a las que representáis sois la primera y más importante razón de ser de la Unión. Sin vuestra presencia este proyecto no tendría sentido y es por ello que vuestra opinión va a seguir siendo fundamental a la hora de representaros.
Sobre todo teniendo en cuenta el momento complicado en el que vivimos y vamos a vivir. 2020 va a ser el año de ver qué se puede hacer y ahí vamos a tener que estar todos, pasando este período como se pueda (y veremos si también los siguientes). Aunque intentemos volver a hacer las cosas como si lo pasado hubiera sido solo una anécdota, lo cierto es que el futuro, tanto el próximo como el que no lo es tanto, presenta un grado de incertidumbre muy alto.
En cualquier caso, el trabajo de las asociaciones de vecinos y el de la Unión tienen que seguir siendo importantes por mucho que no dispongamos de demasiados recursos o no se puedan organizar actividades a las que estábamos acostumbrados.
Lo iremos viendo con el tiempo, pero en cualquier caso, cada uno en nuestro ámbito podremos ejercer de intermediarios en estas circunstancias, para echar una mano, especialmente, a aquellos que más lo necesitan en un momento tan complicado como el que estamos viviendo.
Desde principios de los años 90 estoy vinculado a la Unión Vecinal cuando participé en un curso de formación de dirigentes vecinales. A partir de ese momento ya no perdí la vinculación, que también se concretó a través de la asociación de consumidores ARACO. Y desde hace casi 20 años, formando parte de la Unión de la mano de la asociación de vecinos Vía Verde-La Floresta que presido. Aunque colaboro desde hace años en la junta directiva de la Unión Vecinal Cesaraugusta en distintas responsabilidades, a partir de ahora el nivel de compromiso y de dedicación deberá ser mayor.
Para llevar a cabo la tarea quiero agradecer, también y de antemano, el apoyo de los miembros de la nueva junta directiva. Se ha renovado en parte y eso siempre es bueno.
Tengo que reconocer que no cuento con una hoja de ruta muy definida. El paso del tiempo será el que vaya marcando el camino, y sobre todo por las actuales circunstancias de incertidumbre en las que nos vamos a mover.
Lo que está claro, y la historia ahí está para recordárnoslo, es que cada vez que hay una pandemia global como la que nos está afectando, son muchas cosas las que cambian. También en las ciudades, que ven alterado su ritmo, sus rutinas y el uso de sus espacios.
En ese sentido, a partir de ya mismo va a haber muchos temas sobre los que reflexionar: ¿qué preferiremos a partir de ahora?, ¿ciudad compacta o extendida?; ¿cómo diseñamos espacios verdes públicos de calidad próximos a todas las viviendas de la ciudad?; ¿de qué forma pueden conectarse estos espacios públicos a través de corredores verdes?, ¿cómo acercaremos los equipamientos públicos a las zonas residenciales?, ¿cómo cambiaremos la movilidad?, y otros muchos temas para mejorar la calidad de vida de los habitantes de Zaragoza. Si de ese debate conseguimos una ciudad mejor, adaptada a la nueva realidad, por lo menos habremos sacado algo en positivo de esta difícil situación que estamos viviendo.
En cualquier caso, el día a día será el que vaya marcando la hoja de ruta. Personalmente, me gustaría que la participación ciudadana se tradujese en hechos más concretos, como un mayor protagonismo de las entidades en determinados consejos consultivos de la ciudad; más capacidad de los distritos para la toma de decisiones; una reformulación y puesta al día de los presupuestos participativos y otras muchas cuestiones. Hay mucho trabajo por delante y estoy convencido de que la Unión seguirá siendo un gran actor protagonista en esa tarea. Tenemos también que intentar superar la brecha de la edad, tenemos que intentar que se integren los jóvenes en el movimiento vecinal.
Tenemos que seguir colaborando con el Ayuntamiento, siempre desde el diálogo y nunca con la confrontación. Es decir, seguiremos apostando por el diálogo con la administración municipal. Intentaremos representar a todas las asociaciones integradas en la Unión Vecinal poniendo siempre los intereses generales de la ciudad por delante de los particulares, intentando compaginar las reivindicaciones de cada una de ellas con las de las demás.
Y para llevar a cabo esa tarea, todos vais a seguir siendo necesarios. Esta tarea seguirá siendo una obra colectiva porque, si no es así, sencillamente no será nada.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nuestro sitio web utiliza cookies, principalmente de servicios de terceros. Defina sus preferencias de privacidad y / o acepte nuestro uso de cookies.
Política de cookies